EL PREMIO

“El 4 de diciembre de 1981, en el Centro Cultural de la Ciudad de
Buenos Aires, por primera vez en la Argentina, la creatividad era
juzgada por creativos.”
EI Consejo Directivo del Cí­rculo de Creativos Argentinos

Diente es el premio anual que entrega el Cí­rculo de Creativos Argentinos y que distingue la creatividad de las campañas y acciones publicitarias del último año. 
Entre 1980 y 2000 fue simplemente el premio del CCA. En 1999, la siempre cambiante estatuilla de premiación adoptó la forma actual: la cabeza de Diente. Pero todaví­a no se llamaba así­ el premio. Al año siguiente, cuando se decidió rebautizarlo, se comunicó a los medios con un copy que incluí­a cierto suspenso: “Diente quiere nuestra cabeza. Nosotros debemos cazar la suya. Es él o nosotros. Buena suerte”. Pero, ¿por qué Diente?
La estatuilla del premio del Cí­rculo siempre fue cambiando. Hubo diplomas, placas de madera, réplicas de las famosas manos de Adán y Dios pintadas por Miguel Ángel en el techo de la Capilla Sixtina, cí­rculos de metal. Infinitos artilugios, de menor o mayor porte, menor o mayor elegancia, todos relacionados de un modo u otro con la creatividad o con la forma que da nombre a la entidad: el redondel, el disco, el cí­rculo. Hasta que, en 1999, se estrenó la estatuilla actual: la atemorizante cabeza de un personaje de gesto amenazador que exhibe su brillante dentadura y permite que, en ella, pintura de color mediante, se señale de qué metal es el premio en cuestión. No parece ostentar, a priori, el espí­ritu de un premio que a uno, como creativo, le den ganas de obtener y mostrar en la estanterí­a de la agencia. Pero es que, como corresponde a su espí­ritu rebelde, quien lo concibió para el Cí­rculo de Creativos Argentinos lo hizo apelando a la paradoja, a la metáfora: ganémosle al Diente, triunfemos sobre él a fuerza de creatividad, y ostentemos luego su cabeza, a modo de trofeo de guerra, en todas las vitrinas de la Argentina. Sólo así­, entonces, se entiende aquellas breves palabras a la prensa del momento en que Diente se presentó como marca: “Diente quiere nuestra cabeza. Nosotros debemos cazar la suya. Es él o nosotros. Buena suerte”.

 

Ediciones